Textos

image_pdfimage_print

 

Música Visual

El color del sonido en Tema y variaciones, de Susana Enríquez

 

La exposición Tema y variaciones surge de la serie pictórica del mismo nombre, enriquecida con tres conjuntos más: “Ad libitum”, “Reverberaciones” y “Sonogramas pictóricos”. Desde una óptica global, esta minuciosa selección de obras despliega una idea precisa de la personalidad creativa de Susana Enríquez.

La pintura abstracta de esta autora oscila entre la sutileza y el dramatismo; entre el action painting y el dripping. De firme intención y carácter polisémico, conjuga la fluidez y el accidente con la planificación y la decisión implicadas en un trazo seguro y natural, que culmina en complejas estructuras de forma y color.

Así, en Tema y variaciones, la capacidad mimética de los espacios se yergue como una de sus cualidades centrales, pues confiere versatilidad a los discursos y, por ende, deriva en distintas lecturas e interpretaciones. Cada vez que esta propuesta habita un nuevo espacio, origina un discurso renovado que, sin embargo, conserva sus elementos esenciales.

Paralelamente, la obra trasciende del plano a la perspectiva dimensional: es a veces pintura; otras, es instalación. Esta capacidad de migración abre las puertas a la intervención estética de los espacios, alrededor de un concepto central complejo, pero igualmente directo e inductivo, complementado con un basamento armónico que colabora a que las piezas, lejos de rivalizar entre ellas, se complementen en agradables contrapuntos.

De este modo, Tema y variaciones se disfruta con la misma sencillez que una melodía: salta en movimientos musicales –provenientes de la formación multidisciplinaria de su autora– y se solidifica en la integración de una amplia diversidad de elementos: ritmo, sonidos y silencios se traducen con destreza al lienzo, al papel y a otros materiales, como acetatos. Con estos recursos, sumados a la riqueza pictórica de la propuesta, la sensibilidad musical se entrelaza con la belleza y la apertura interpretativas.

El resultado de estos planteamientos culmina en auténticas partituras graficas y en complejas sinfonías de color, que representan, sin duda, una estimulante experiencia para los sentidos.

 Juan Luis Rita

Museógrafo y curador

México, octubre de 2011