Última exposición – Museo de Arte Moderno Mexiquense Oct/Nov. 2011

image_pdfimage_print

Música Visual

El color del sonido en Tema y variaciones, de Susana Enríquez

La exposición Tema y variaciones surge de la serie pictórica del mismo nombre, enriquecida con tres conjuntos más: “Ad libitum”, “Reverberaciones” y “Sonogramas pictóricos”. Desde una óptica global, esta minuciosa selección de obras despliega una idea precisa de la personalidad creativa de Susana Enríquez.

La pintura abstracta de esta autora oscila entre la sutileza y el dramatismo; entre el action painting y el dripping. De firme intención y carácter polisémico, conjuga la fluidez y el accidente con la planificación y la decisión implicadas en un trazo seguro y natural, que culmina en complejas estructuras de forma y color.

Así, en Tema y variaciones, la capacidad mimética de los espacios se yergue como una de sus cualidades centrales, pues confiere versatilidad a los discursos y, por ende, deriva en distintas lecturas e interpretaciones. Cada vez que esta propuesta habita un nuevo espacio, origina un discurso renovado que, sin embargo, conserva sus elementos esenciales.

Paralelamente, la obra trasciende del plano a la perspectiva dimensional: es a veces pintura; otras, es instalación. Esta capacidad de migración abre las puertas a la intervención estética de los espacios, alrededor de un concepto central complejo, pero igualmente directo e inductivo, complementado con un basamento armónico que colabora a que las piezas, lejos de rivalizar entre ellas, se complementen en agradables contrapuntos.

De este modo, Tema y variaciones se disfruta con la misma sencillez que una melodía: salta en movimientos musicales –provenientes de la formación multidisciplinaria de su autora– y se solidifica en la integración de una amplia diversidad de elementos: ritmo, sonidos y silencios se traducen con destreza al lienzo, al papel y a otros materiales, como acetatos. Con estos recursos, sumados a la riqueza pictórica de la propuesta, la sensibilidad musical se entrelaza con la belleza y la apertura interpretativas.

El resultado de estos planteamientos culmina en auténticas partituras graficas y en complejas sinfonías de color, que representan, sin duda, una estimulante experiencia para los sentidos.

 

 Juan Luis Rita

Museógrafo y curador

México, octubre de 2011

Adonde te lleve,  Una reflexión personal

El ultimo  grupo de obras “Adonde te lleve” de Susana Enríquez exhibido en la Galería John Miller en Newcastle (Agosto-Septiembre 2007) es un tributo a su fuerza como pintora abstracta. Mucho del post modernismo ha visto el retorno de la pintura figurativa  y a pesar de esta corriente Enríquez permanece en su apasionada búsqueda  de los retos de trabajar con la no figuración para reflejar su personal y poderosa estética. Es un tributo a Enríquez  que su trabajo continúe desarrollándose con tal poder y fuerza.

La exposición es una atractiva e ininterrumpida muestra de alrededor de 20 obras. El reto que permanece en construir una pintura abstracta con los múltiples niveles de compromiso que Enríquez  demuestra es una medida de la dedicación que ella tiene con su trabajo. Todos los géneros de pintura exigen su propio criterio para triunfar y el proceso de abstracción es indiscutiblemente  uno de los mas demandantes. Su talento como artista se demuestra en su habilidad para construir obras de tanta fuerza con elementos tan mínimos.

El trabajo de Enríquez es ampliamente monocromático e incluye una yuxtaposición de la estructura del cuadrado (el cual está basado en la cultura de los Huicholes en México) con elementos  muy acuosos  los cuales dan un sentido de profundidad al cuadro y son a la vez muy contemplativos. Enríquez  trae a su trabajo un mundo de experiencias tan diversas como únicas. Hay un sentido de lo académico que se percibe en las estructuras dentro del trabajo  al igual que existe  esa fluidez y elementos de espontaneidad que complementan la manera en el cual se construye el tema.

El ojo siempre está tentado a localizar señales y símbolos en un trabajo abstracto para facilitar  la idea de comunicación con la pintura. Esto no es diferente en los trabajos de Enríquez. La insinuación  de forma que es figurativa da la impresión de aparecer  y desaparecer en el cuadros. Esto también  agrega al ya de por si complejo nivel de compromiso que existe en cada trabajo,  armoniosos e incongruentes armonías de colores fríos, predominantemente, que se integran en algunas de las obras más grandes junto con su tono complementario. Es la combinación de estos elementos opuestos que tienden a retar al espectador con la idea de que no todo es tranquilo en estas obras.

La historia de Susana Enríquez es fascinante tanto como lo es el arte que nos comunica, este grupo de obras es una medida del Tiempo y Espacio  en el que ella se encuentra. Cada trabajo es una respuesta a su propio viaje y a la importancia de su estudio (espacio)   en su vida al cual se compromete todos los días para alcanzar sus propias metas. Ver estas pinturas  de manera individual y verlas todas como una muestra de trabajo es una experiencia gratificante y de nuevo un testimonio de su talento y dedicación como artista.

Trevor Dunbar
Head of Visual Arts
Canberra Grammar School
2007